"Desde hace mucho voy a terapia pero no veo cambios, ¿cómo sé si realmente me están ayudando?"

Actualizado: 31 de ene de 2021


Buscar ayuda nunca ha sido nada fácil, menos cuando se trata de ir al psicólogo. Por fortuna cada vez son más las personas que no dudan en buscar ayuda profesional al ser desbordadas por algún o algunos problemas que superan su capacidad de afrontamiento.


Si es tu caso, o estás planteando buscar ayuda profesional (psicológica), aquí te dejo algunas recomendaciones básicas a tener en cuenta para que no te pases el resto de tu vida yendo a psicoterapia.


Lo primero, y aunque parezca una obviedad, asegúrate de que la persona a la que acudes sea un psicólogo o psicóloga con las credenciales legales para ejercer como tal (Clínica, Sanitaria, número de colegiatura, etc.). A menos que te de igual acudir al gurú de turno que te recomendó tu amiga o tu cuñada. Cada uno se gasta el dinero como mejor le venga en gana.


Segundo, averigua de antemano la especialidad (especialidades) que dice abordar el profesional, no todos valemos para todo. Esta información debe estar reflejada en su página web (si la tiene) o facilitarla de manera clara al momento de ponerte en contacto con él o ella.


En tercer lugar, se te debe explicar en la primera cita, de forma sencilla y comprensible, la información técnica y legal del proceso terapéutico. Me refiero a: corriente a la que se adhiere el o la profesional (terapia psicológica Psicoanálisis-Psicodinámica, Conductista, Cognitivista, Gestáltica, humanista, Etc.), desde el primer momento.


También se te debe explicar, sin tecnicismos ni rodeos, las posibles técnicas a emplear, así como las limitaciones del modelo y objetivos terapéuticos. Además del número de sesiones (aproximadas) que se llevarán a cabo para llegar a conseguir esos objetivos planteados y consensuados entre ambos. Los objetivos terapéuticos involucran básicamente la demanda hecha al terapeuta y la evaluación profesional que será llevada a cabo. Así como el coste, duración de las sesiones, etc.


Muchas veces, en el afán de encontrar solución a nuestro problema nos vamos con aquella persona que nos recomiendan a la primera sin haber indagado antes en profundidad. Y es allí cuando corremos el riesgo de que “el remedio sea peor que la enfermedad”. Mejor dicho, cuando la terapia se convierta en algo tedioso; en un proceso largo que no te lleva a ninguna parte, hasta tal punto que podrías acabar sintiéndote peor que cuando decidiste buscar ayuda profesional, además de frustrado.


Finalmente, no tengas miedo en preguntar. Exige tus derechos. Si el profesional se niega a explicarte o utiliza un lenguaje confuso desde tu primer encuentro con él o ella, incluso una vez estando en el proceso de evaluación o intervención ves que algo no te cuadra no dudes en hacérselo saber. No permitas que te infantilize. La relación terapéutica debe estar basada siempre en la confianza.


En resumen, una de las razones por las que hay tantas malas experiencias en terapia es debido a la falta de claridad técnica y ética de los profesionales. Así que, si después de preguntar quedas más confundido y observas que el profesional no se preocupa por que lo hayas entendido, no te embarques en un proceso de intervención, sigue investigando.


Tienes derecho a:

  1. Ser atendido por un profesional como “Dios manda”. Este debe estar en posesión de formación reglada u oficial. Además de estar actualizado.

  2. Que se te explique en un lenguaje claro y preciso todo aquello que debes conocer sobre el tratamiento o intervención que se llevará a cabo.

  3. La línea de trabajo del terapeuta.

  4. Conocer los alcances y limitaciones de la intervención o tratamiento.

  5. Los objetivos terapéuticos de la intervención. Y de qué manera serán llevados a cabo.

  6. El coste y duración de la intervención.

  7. A que se validen y se atiendan a tus dudas sin compromiso alguno.

  8. A conocer la posibilidad de consultar a otros profesionales si la situación lo requiere.

Recuerda: La idea es que puedas independizarte del o la terapeuta lo antes posible. Porque quien genera dependencia no es buen profesional.