Normas para uso responsable del teléfono móvil en adolescentes.


Foto: Freestocks

Hace algún tiempo me topé en Twitter con un tuit de la Policía Nacional donde, por motivo del Día Mundial del Internet compartían una propuesta muy interesante para el uso seguro de la Red y el móvil bajo el nombre: "Contrató Padres-Hijos PEQUEÑOS". Se trataba de un contrato dirigido a los progenitores para promover el uso responsable de diversos gadgets o accesorios electrónicos por parte de nuestros peques y no tan peques Pues bien, me he tomado la libertad de hacer algunas pequeñas modificaciones a dicho contra con el fin de sacarle más partido. No obstante en el enlace al final del post podéis acceder al enlace donde podreis descargar el "acuerdo".

Como veréis esta es una propuesta para que padres de hijos menores de 13 años fijen con ellos por escrito unas normas de buen (seguro, privado, respetuoso) uso de su móvil, tablet, ordenador o dispositivo conectado a Internet, a pactar entre todos cuando se vaya a comprar o estrenar un nuevo gadget para el chico/a. Añaden así que dichas normas deben de ser pactadas de común acuerdo y que se deben flexibilizar a medida que los niños/as vayan creciendo; llegando a cancelarlas cuando hayan alcanzado la mayoría de edad. A mi particularmente me han servido de mucha ayuda. Dentro contrato:


BASES DEL CONTRATO:


Yo, -----------------------


1. Empezaré a usar el teléfono móvil con alguno de mis padres y configuraremos juntos las aplicaciones, los programas y los juegos. "Ambas partes conocerán qué utilidades y riesgos tienen cada una, para así evitar sorpresas", afirma el contrato.


2. Se instalarán filtros parentales y antivirus. Siempre se tendrá cuidado al abrir links extraños y al instalar programas y archivos de fuentes no fiables para evitar contenidos que puedan dañar los dispositivos.


3. Me comprometo ante mis padres a usar el móvil cumpliendo siempre las normas legales y las del centro escolar (si éste permite su utilización).


4. Las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram tienen marcada una edad mínima para su uso, fijada en 13 o 14 años. Si el menor no tiene aún esa edad, debe compartir el perfil con alguno de sus padres. Aunque lo más recomendable es esperar a tener la edad adecuada para su uso.


5. Debo asumir que, hasta que sea un poco más mayor, mis padres o personas mayores de confianza deberán conocer mis códigos de acceso y las contraseñas de mis juegos, vídeos o aplicaciones para poder ser supervisados.


6. En las relaciones a través de las Redes Sociales, foros o videojuegos online, el menor no debe añadir a nadie que no conozca en la vida real. Además, deberá desconfiar de todo lo que le cuenten y evitará facilitar datos personales de cualquiera.


7. En caso de tener problemas o de ser acosado por cualquiera a través de la red, contaré inmediatamente a mis padres para buscar una solución. Si el problema surge en el colegio, acudiré a los profesores. Si el caso va en aumento, la familia podrá consultar y denunciarlo ante la Policía.


8. No compartiré ninguna foto íntima o inapropiada. En caso de que reciba alguna imagen ofensiva o dañina para alguien, la borrará y exigiré que no se reenvíe.



9. Me comprometo a no utilizar Internet para acosar, humillar, ofender o molestar a ningún compañero de clase, vecino o conocido. Tampoco será cómplice de acoso, ni por reenviar determinados mensajes, ni por su silencio.